Cadena del Interior

jueves 20 junio, 2024

Hubo un cuádruple choque a la altura del Autódromo Provincial

Involucró a tres camiones y una camioneta, cuyo conductor y acompañante tuvieron que ser liberados por bomberos. No hubo víctimas fatales de milagro.

Este martes, la Autopista de las Serranías Puntanas fue escenario de dos accidentes viales terribles, uno al inicio del día y otro al cierre. Minutos antes de las 23, a la altura del Autódromo Provincial “Rosendo Hernández”, en las afueras de la capital, un camión impactó a una camioneta que se le atravesó en la ruta y, en la maniobra evasiva, chocó a otros dos camiones estacionados en una zona de préstamo. Por como quedaron los vehículos podría inferirse que hubo víctimas fatales, pero todos los conductores estarían fuera de peligro.

Según comentó un testigo que cenaba en una casa de comidas rápidas en la banquina sur de la ruta, una camioneta Ford Ranger gris con dos ocupantes, y cargada con madera, habría salido intempestivamente de una gomería que también está en la margen sur del camino.

Al subir a la carpeta asfáltica, el conductor de un camión amarillo con patente chilena que viajaba de Mendoza a Buenos Aires no pudo esquivarla y dio de lleno contra el costado izquierdo, provocando serios daños en la cabina.

Al volantear, ese chofer chocó a un Scania color naranja y a otro color blanco, de la empresa Aconcagua, estacionados.

Martín Salinas, conductor del Scania blanco, comentó en declaraciones radiales que dormía en la cabina cuando sintió el impacto, que lo lanzó contra el parabrisas. Si bien se mostró adolorido y fue atendido por una ambulancia del Sempro, no fue necesario que lo trasladaran al hospital.

El conductor de Scania naranja habría perdido el conocimiento pero, también según testigos, lo recuperó y parecía no revestir gravedad.

A pesar de que la cabina del camión chileno quedó destrozada, su chofer salió por sus propios medios, ileso. Él también declaró lo que dijo el testigo que cenaba en la casa de comidas: que la camioneta cruzó indebidamente la ruta.

Dejá un comentario