Cadena del Interior

viernes 14 junio, 2024

Tres de cada cuatro pesos que recauda la AFIP provienen de impuestos regresivos que afectan a familias y empresas

Se basan en IVA, retenciones a las exportaciones, impuesto al cheque, a la venta de combustibles, PAIS. Durante el gobierno del Frente de Todos bajaron en casi dos puntos porcentuales su participación en el total

Al cabo del primer semestre de 2023 la estructura de los recursos tributarios mostró un deterioro en comparación con igual período del año previo, puesto que perdieron participación los denominados impuestos progresivos y ganaron peso los regresivos, de los cuales poco más de un cuarto es calificado por el consenso de los economistas como “distorsivo de los costos de las empresas y de los precios finales que paga el consumidor”.

Así, el conjunto de ingresos captados por los llamados Impuestos Progresivos, porque en general tienen una alícuota variable creciente a medida que aumenta la capacidad contributiva del sujeto alcanzado -empresas, trabajadores y familias-, como son los casos a nivel nacional de Ganancias, a la Renta Presunta, a los Bienes Personales y Monotributo, principalmente, generó desde el comienzo de 2023 el 25,1% del total de los recursos tributarios, cuando en gran parte del mundo desarrollado representa la mayor parte del total recaudado.

En la Argentina se aplica un sistema por escalones para los impuestos directos: se determina un tipo de alícuota creciente por cada tramo de ganancia neta imponible, pero, en la práctica, la escasa brecha entre esos parámetros lo han ido transformando en regresivo porque no sólo parten de valores de niveles de imposición muy bajos, sino que además llegan a un máximo también relativamente reducido respecto de las utilidades que obtienen las grandes corporaciones, que hace que proporcionalmente a sus ingresos un asalariado y una pyme tributen varias veces más.

Un fenómeno similar se advierte en el caso del gravamen sobre los Bienes Personales, estén en el país o en el exterior, los cuales -recuerdan contadores y tributaristas- antes de su adquisición el contribuyente pagó los impuestos sobre el excedente de ingresos que le permitió luego aumentar sus activos.

Rige una alícuota creciente por cada tramo de ganancia neta imponible, pero la escasa brecha entre esos parámetros lo han ido transformando en regresivo

El promedio de los últimos 36 años de la recaudación de este conjunto de tributos fue de 23,4% del total, similar al que el actual gobierno heredó de la presidencia de Cambiemos, y desde entonces tendió a incrementarse, aunque con oscilaciones: escaló a 26,1% en el primer año de la pandemia de Covid-19, retrocedió parcialmente el año siguiente a 24,5%, volvió a subir en 2022 a 26,3%; y en la primera mitad del corriente año bajó a 25,1%, casi un punto porcentual menos que en similar período del año previo.