Cadena del Interior

martes 28 mayo, 2024

GILDO INSFRÁN ARRASÓ EN FORMOSA Y SE ASEGURA UN INCREÍBLE RÉCORD DE PERMANENCIA EN EL PODER

El resultado de las elecciones a gobernador de Formosa no tiene suspenso: arrasó Gildo Insfrán. Los datos del escrutinio lo mostraron por encima del 72% de los votos y le aseguraron un increíble récord de continuidad en el poder: gobierna desde 1995 y entrará en su octavo mandato consecutivo.
Se registró una concurrencia a las urnas del 78% en la capital provincial, y del 80% en el interior de la provincia. Si se confirman estos números, no se habrá repetido el escenario de otras provincias, donde bajó sensiblemente la cifra de abstención.
Con el 50,3% de las mesas escrutadas, seguían a Insfrán el radical Fernando Carvajal, con 18,7% (Juntos por el Cambio) y el empresario Francisco Paoltroni, con 9,3%. La división opositora hizo aún más fácil la victoria de Insfrán.
Para él, las elecciones cada cuatro años son un trámite. No hizo actos partidarios, cierre de campaña, no se lo vio. Su campaña electoral se basó en los actos de gobierno, inaugurando centros de salud, la última semana entregando títulos de propiedad de tierras fiscales o su último tuit del jueves lo muestran otorgándole la personería jurídica a las iglesias evangélicas, un aliado electoral en la provincia. Se ocupó más del cierre nacional de la fórmula presidencial del peronismo que de la elección local.
Este domingo, al votar antes de las 10.30 en la escuela número 6 de frontera de Laguna Blanca dijo que seguirá siendo gobernador “hasta que el pueblo lo decida”.
Una combinación de Estado omnipresente, financiamiento infinito y reglas electorales que inclinan la cancha para el PJ explican la permanencia eterna de Insfrán en el poder. La ley de lemas, que permite que cada partido de la alianza tenga una boleta con el mismo candidato a gobernador y cada 5000 afiliados se sume una boleta más, hace que en el cuarto oscuro haya 64 boletas con la cara de Insfrán. El slogan de campaña repetido es vote lista Azul, total, cualquiera sea la lista, mientras sea de ese color, lleva a Insfrán para gobernador. Por debajo hay intendentes y concejales diferentes.
La ley de lemas es de 1985 de otro peronista, Vicente Bienvenido Joga. Cuando Insfrán ganó y quiso reelegir en 1999, la Constitución no se lo permitía. Fue a la Justicia. Como el presidente del Superior Tribunal Superior de Justicia, Carlos Gerardo González, no fallaba, lo denunció y lo hizo meter preso. Fue el juez de instrucción Arturo Ceferino Arroquigaray, quien ordenó detener al presidente de la Corte formoseña. Así logró un fallo favorable a la reelección con un subrogante.
En 2003 ya no hizo falta porque Insfrán reformó la Constitución que permite “la reelección”, sin otro condicionamiento.
En 2015, Insfrán obtuvo 73,25%, en 2011, 75,21% y en 2007, 76,02%. La oposición, en general con sello UCR, alguna vez superó los 29 puntos, como ocurrió en 2021.
Los radicales y Pro junto a otros partidos del Frente Amplio hicieron fuerza en una campaña desigual, que además estuvo bastante más deslucida en estas elecciones. Su candidato fue Carbajal, un emergente de la pandemia, ya que, como juez federal de subrogante, fue quien otorgó los amparos para que se abrieran las fronteras de la provincia y pudieran circular las personas, que quedaban varas en centros de aislamiento, a la vera de la ruta, como campos si fueran campos de detención. Carbajal dejó la magistratura en julio de 2022 y consolidó su campaña alienado con Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales.