Cadena del Interior

sábado 20 abril, 2024

La conmovedora despedida de una íntima amiga de Silvina Luna: “El hermano estaba dispuesto a darle el riñón”

La conmovedora despedida de una íntima amiga de Silvina Luna: “El hermano estaba dispuesto a darle el riñón”

“A mí me robaron a mi amiga, me la mataron. Ella no se quería ir y yo no quería que se vaya”. Esas fueron las palabras que emitió entre lágrimas y profundamente dolida Milca Giliquien fue muy cercana a Silvina Luna. Ella la acompañó incondicionalmente en sus últimos días, hasta que su corazón finalmente dejó de latir el 31 de agosto, después de pasar 79 días internada en el Hospital Italiano.

En una comunicación telefónica con LAM (América) el viernes por la noche, Gili recordó que conoció a Luna en un viaje y tuvieron la oportunidad de recorrer varios sitios desde entonces. “Compartimos muchos mano a mano; ahí me contó todo lo que pasaba, tomaba muchas pastillas y mucha agua. Yo la conocí con este tema, me dijo todo lo que le pasaba y yo pensé que iba a poder”, reconoció.

En este sentido, explicó que para Luna el Hospital Italiano era una segunda casa y pensaba que “iba a vivir” y superar este difícil momento. Además, destacó el rol de su hermano Ezequiel: “Ella quería tener hijos, quería formar una familia, quería hacer el trasplante. Él ya estaba dispuesto a darle el riñón, parecía que todo iba a ir bien, pero tuvo una bacteria que no se iba y eso fue al principio de todo”

“No se pudo y la acompañé hasta al final”, expresó con la voz quebrada. “La cuidé, con Ezequiel parecíamos enfermeros. Era una cosa de asistir, de un cuerpo que cada vez estaba peor. Ella tenía mucho amor y me agradecía y les agradecía a los médicos, a todo el mundo. No tenía bronca”.

Milca comentó que Silvina les pedía tanto a ella como a Ezequiel que la abrazaran constantemente y que él fue su sostén incondicional: “Yo creo que a la fuerza que tuvo en el último tiempo se la daba el hermano”. También, recordó cuando le preguntó a su amiga si quería vivir y la respuesta que recibió fue contundente. “Me dijo tengo muchas cosas por hacer’”.

Dolida por el desenlace, entre lágrimas Gili sostuvo: “A mí me robaron a mi amiga, me la mataron. Ella no se quería ir y yo no quería que se vaya. No tengo consuelo. Eso que dicen que ahora está en paz, en un lugar mejor, mentira”.

Asimismo, apuntó contra Aníbal Lotocki, el médico cirujano que operó a Luna y le inyectó metacrilato, lo que terminó provocándole una insuficiencia renal y una serie de complicaciones en su salud. “No es justo. Esta persona que no tiene un mínimo de arrepentimiento, no le importa nada. ¿Cómo puede ser que nadie haga nada? Confío en la justicia, en que Fernando Burlando va a hacer algo, pero… ¿Quién me devuelve a mi amiga?”.

Por último, relató que Silvina se había mudado a dos cuadras de su casa y que le pidió que la llevara a ver el mar. “Yo viajé mucho con ella, pero en el último viaje parecía una abuelita, no podía subir una escalera”, recordó.

A modo de cierre, dio detalles sobre cómo fueron los últimos días antes de la partida de Luna. “Estuvimos todo el tiempo con ella. El amor que veía del hermano me daba fuerzas y quería ir e iba a verla. Pensé que con fe y con amor iba a salir porque ella quería salir, no se quería morir, pero no se pudo”.

Dejá un comentario