Cadena del Interior

jueves 22 febrero, 2024

Comienzan a llegar las vacunas de Covax a América

Se trata de dosis del fármaco de AstraZeneca-Oxford. La Argentina espera recibir 9 millones de dosis durante el primer semestre del año a través de este mecanismo. 

Entre mediados de febrero y marzo, Latinoamérica recibirá la primera tanda de vacunas por parte de la plataforma Covax, que lidera la OMS. Según informó la Organización Panamericana de la Salud, durante las próximas semanas, 35 millones de dosis de AstraZeneca arribarán a las diferentes naciones que componen la región. Así se completará la primera entrega y, conforme transcurra el tiempo, llegarán los siguientes lotes que podrán ser de diferentes compañías farmacéuticas ya que el mecanismo establecido por Covax procura una cartera diversificada de opciones. ¿El objetivo? Inmunizar a nada menos que 500 millones de personas; cifra aproximada, según se estima, para poder controlar a la pandemia en esta parte del globo. Argentina es una de las naciones que primero suscribió su participación a la iniciativa y que recibirá su parte. Durante el primer semestre, se espera que lleguen a territorio nacional 9 millones de dosis, que se sumarán a las 22.4 millones de AstraZeneca y a las 20 millones de Sputnik V. Según el cronograma de vacunas que posee el gobierno, un total de 51.431 aterrizarán en territorio doméstico de aquí a julio.

Covax es una coalición liderada por la OMS y Gavi, la alianza para las vacunas que se propone la democratización del acceso equitativo a dicha tecnología. Actúa como intermediario –su función es negociar entre empresas y gobiernos– y como agente recaudador de fondos; dinero que proviene de donaciones de diferentes países, el aporte de particulares así como también de organizaciones de corte filantrópico. De los 172 estados que participan de la iniciativa, 36 pertenecen a la región y, a partir de esta semana, recibieron y recibirán los “volúmenes indicativos” con información acerca de cómo establecer la recepción de las dosis en cada caso y cómo deberán encargarse de la logística. A partir de esos volúmenes, la OPS aporta precisiones sobre cómo los diferentes países deberían prepararse para el proceso de inoculación masiva, si es que aún no lo hicieron.

9 millones de dosis para la Argentina

La asesora presidencial Cecilia Nicolini precisó que, dentro del Covax, la Argentina recibirá 9 millones de dosis durante el primer semestre del año. “Esperamos que en el mes de marzo empiecen a llegar, pero está sujeto a la disponibilidad y a que nos vayan confirmando el calendario”, explicó Nicolini.

La asesora presidencial resaltó que el país ya cuenta con “una cantidad significativa de vacunas adquiridas”, con más de 60 millones de dosis, y destacó que es “un país prioritario para la Sputnik V”. “La situación es muy compleja, están todos los países del mundo intentando acceder a la vacuna” contra el coronavirus.

En ese sentido, Nicolini dijo que la Argentina mantiene otras negociaciones abiertas para conseguir la vacuna de Sinopharm, CanSino (Biologics Inc) y Moderna. “Esto es una pandemia de impacto global. Necesitamos que todos los países puedan acceder a la vacuna para poder salir en tiempo y forma, y que se comiencen a recuperar nuestras economías. De nada sirve que solamente un puñado de países o países ricos o del norte se vacunen y el resto queden sin vacunarse”, manifestó.

América: 500 millones de personas vacunadas para controlar la pandemia

Las naciones beneficiadas de Latinoamérica son las siguientes: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bermuda, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, El Salvador, Federación de San Cristóbal y Nieves, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, México, Montserrat, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tabago, Uruguay y Venezuela. Por orden de Joe Biden, Estados Unidos se incorporará a Covax. Fue Anthony Fauci, el referente científico y médico de la Casa Blanca, quien lo anunció la semana pasada, junto a la comunicación de que Estados Unidos también se sumaría a aquellos proyectos vinculados a la distribución de herramientas para el diagnóstico y al robustecimiento de líneas terapéuticas en naciones en vías de desarrollo. Con esto, el gobierno norteamericano vira su perfil geopolítico hacia una orientación de mayor apertura hacia sus vecinos continentales.

Según difundió la OPS, la cantidad de dosis y el calendario de entrega podrían sufrir modificaciones. En algunas naciones suscritas, incluso, un impedimento a sortear será la aprobación de la variante de AstraZeneca para el uso de emergencia. El segundo desafío es que la empresa biotecnológica anglo-sueca pueda cumplir con la producción de las dosis en los tiempos prestablecidos. Todas las compañías que se abocan a la fabricación de vacunas manifestaron retrasos en sus cadenas de producción. En la región las vacunas se aguardan con ansiedad: los casos confirmados superan los 45 millones y los fallecidos acumulan más de un millón. A la crisis sanitaria, se suma la económica y social. Aunque el Sars CoV-2 no distingue entre ricos y pobres, el desigual acceso a la salud impide, en última instancia, que las naciones cuya situación se halla más desfavorecida puedan revertir una pandemia de una escala sin precedentes.

El objetivo de Covax es, mediante la puesta en marcha de diferentes iniciativas, suministrar vacunas para el 20% de la población de cada uno de los miembros. De esta manera, las personas que componen los denominados “grupos de riesgo” podrían estar protegidas con opciones que pertenecen a una cartera variada de opciones. Si bien en esta primera tanda las dosis que se distribuirán son de AstraZeneca, a partir de abril podrían ser las de Johnson & Johnson o Novavax. En la región, son 37 los países participantes: mientras que 27 accederán a las dosis con financiamiento propio, los 10 restantes –debido a su condición– las recibirán sin costo. Éstas naciones son: Bolivia, Dominica, El Salvador, Granada, Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

El mecanismo Covax lleva adelante el proyecto “Primera Ola”, un programa piloto para entregar una cantidad limitada de dosis. En este caso, en base al examen de diferentes criterios –como tasas de mortalidad, la cantidad de dosis disponibles y la factibilidad para su uso inmediato– en Latinoamérica las recibirán Bolivia, Colombia, El Salvador y Perú. En total, estas cuatro naciones se harán acreedoras de 377.910 dosis de la variante desarrollada por Pfizer/BioNTech. Para citar el caso conocido, Bolivia, en total, recibirá 92.430 de Pfizer y 900 mil AstraZeneca.

La presencia de una articulación como la que se lleva adelante a partir de Covax se vuelve medular en un contexto en que los países más prósperos del globo acaparan la mayor cantidad de las dosis hasta la fecha disponibles. Según los últimos datos consignados por la OMS, se administraron 39 millones de dosis y solo 45 países (por supuesto, los de ingresos más altos) concentraron buena parte de la oferta. Solo a modo de ejemplo, a partir de la información relevada por el Global HealthInnovation Center de la Universidad de Duke, Canadá adquirió un número de vacunas que multiplica por siete el de su población; Reino Unido y EEUU casi sextuplican su cantidad de habitantes; y la UE y Nueva Zelanda algo más de cuatro.

Dejá un comentario