Cadena del Interior

viernes 19 abril, 2024

San Luis: un padre mandó a su hijo a robar un par de anteojos y quedó grabado

Sucedió en la capital puntana. Las imágenes causaron indignación en las últimas horas, y se difundieron por las redes sociales para reprochar la actitud del hombre.

Fue a plena luz del día cuando el sujeto llegó con su hijo al Pago Fácil ubicado en España y Rivadavia, que también funciona como drugstore. El momento del robo quedó grabado en una de las cámaras de seguridad.

Muestra primero cómo el padre se queda de campana en la puerta, mientras el menor se dirige a un panel de anteojos exhibidos al costado de una ventana. Una vez adentro, el niño hace un primer intento, pero como no puede se retira. El padre le insiste, lo anima y entonces vuelve.

Mientras, el hombre se posicionó en la fila simulando que iba pagar una boleta. De ese modo pensó que podía controlar que nadie observara al niño cuando sacaba los anteojos. Pero una cámara captó todos los movimientos. Eran las 11 de la mañana del pasado jueves 21 de enero.

“Estamos cansados de este tipo de delitos, y por eso todos los comerciantes hemos invertido en mucha tecnología, cámaras y sensores de movimiento y láser”, contó el propietario del comercio, Cristian Young.

De la situación se percató al final del día, cuando hicieron el control de stock de los productos: “Siempre nos pasa, pero esta vez dije basta, vamos a ver quién se los lleva, y nos encontramos con estas imágenes”.

El acto causó repudio e indignación de la gente por las redes sociales, donde se publicó el video. Algunos vecinos expusieron que tienen identificado al hombre, inclusive en la zona donde reside y la historia familiar.

“Son $500, no es nada y eso no es lo que importa. Sí la mala actitud de mandar al hijo, que para el pequeño seguro fue un juego”, consideró Young.

A partir de esto, los dueños de los negocios ya acordaron prohibirle la entrada.

Si el local está preparado con elementos de seguridad es porque hace un año y medio, los delincuentes entraron y se llevaron $1.700.000. Y aunque el dueño realizó la denuncia, la investigación quedó en la nada.