Cadena del Interior

viernes 23 febrero, 2024

Los “cogoteros” invaden las casas, pero no causan problemas sanitarios( Villa Mercedes)

Los insectos del género “barypus” han proliferado por la sequía. Muerden los cuellos y son molestos, pero los especialistas aclaran que no transmiten enfermedades.

Son molestos, pero totalmente inofensivos. Desde la llegada de los calores más intensos, unos intrusos negros y pequeños han invadido las casas de Villa Mercedes y han ocasionado algunos dolores de cabeza. Sin embargo, los insectos pertenecen al género “barypus” y los especialistas afirman que no representan ningún riesgo sanitario porque no transmiten enfermedades.

Más allá de su nombre científico, son más conocidos como “cogoteros” porque suelen utilizar sus mandíbulas para morder a la altura del cuello a las personas que se entrometen en sus caminos. Ese comportamiento es el que más fastidio ha generado en los vecinos, quienes han manifestado su descontento con los nuevos invasores en las redes sociales.

La ingeniera agrónoma Silvia Bonivardo, quien es docente de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), explicó que en el mundo biológico se dan diferentes ciclos que posibilitan la proliferación de ciertos seres vivos en determinadas condiciones ambientales. Son negros, pequeños, salen de noche y se alimentan de otras especies de insectos.

“En esta ocasión, consideramos que probablemente se deba a la falta de lluvias, porque ellos ponen sus huevos en lugares protegidos del suelo. Pero el hecho de que no haya grandes precipitaciones que maten a las formas jóvenes, que son gusanitos que no tienen la capacidad de volar ni escapar, hace que sobrevivan y crezcan”, analizó la mujer.

Su colega Roberto Luna coincidió en que la fuerte sequía que atravesó la provincia durante el 2020 es lo que favoreció la multiplicación de estos insectos. “Es muy propenso a que aparezcan en años secos, como el que estamos viviendo. Es una plaga común en los campos, pero este año la gente le prestó más atención porque avanzó sobre las ciudades y los pueblos, y porque es muy molesto por su aparato bucal masticador”, amplió.

Los “barypus” son coleópteros, al igual que otros invertebrados muy conocidos como los cascarudos, los escarabajos y las poco queridas “juanitas”. Son de hábitos nocturnos, por eso no se suelen ver de día, y se alimentan fundamentalmente de otros insectos. Bonivardo explicó que, por eso, cumplen un rol en el control biológico de otras especies y remarcó que no suponen ningún riesgo para la salud de las personas. Por lo que no es recomendable ningún tratamiento para eliminarlos más que el uso de los insecticidas comunes o tener telas mosquiteras en las aberturas. “No hay demasiado que hacer en cuanto a la prevención; simplemente están y los tenemos que aguantar”.