Cadena del Interior

jueves 18 julio, 2024

Yago Escobar responsabilizó a sus exsocios por las estafas de Money Shelter

El trader villamercedino se despegó de las acusaciones y, en cambio, apuntó contra Agostina Biagioni y su hermano,  S.B; como también contra Ivo Bertolone.

El trader Yago Nahuel Escobardetenido la semana pasada en San Luis, declaró ante la Justicia por su involucramiento una estafa piramidal a través de Money Shelter. Durante la indagatoria —a cargo de la titular de la UFI N°10 de General Rodríguez, María Gabriela Urrutia— se desligó de las responsabilidades y, en cambio, apuntó contra sus exsocios fundadores de Money Shelter, la firma con la estafaron a distintos inversores por miles de dólares.

Según publicó Infobae, el exrugbier oriundo de Villa Mercedes responsabilizó del ilícito a Agostina Biagioni (quien es su prima) e Ivo Bertolone, el presunto líder del grupo. También mencionó el rol de S.B., hermano de la chica quien no está imputado en la causa, pero que fue denunciado en fiscalías de San Martín y Capital Federal.

“En 2021, a principio de año, ella (en referencia a Agostina Biagioni) me comenta que estaban haciendo trading e inversiones con su hermano S., también mi primo, y un amigo de nombre Ivo Bertolone. Me dijo que nos teníamos que juntar porque a mí me gustaba el trading. Siempre fui aficionado, desde chico invertía en acciones”, afirmó.

Según su versión, Biagioni le adelantó en esa oportunidad que estaba “armando un proyecto sobre inversiones para gente”. El detenido agregó que un mes más tarde ambos se reunieron S.B. en un café de la avenida Libertad de la Capital Federal para proyectar el nuevo “emprendimiento”.

“Querían hacer algo bien armado, no solo trabajar con la plata de ellos, sino también con la de amigos y conocidos”, puntualizó sobre lo charlado en ese segundo encuentro.

“Me ofrecieron trabajar para ellos haciendo lo mismo, o sea, trayéndoles dinero para que ellos hagan trading y generar así rendimientos y yo tuviera una ganancia porcentual, un cinco por ciento sobre las ganancias, de acuerdo a cada cliente”, detalló.

 “Les dije que sí, me parecía bien la propuesta. En principio iba a comenzar con dinero propio, o sea de mi papá y de mi mamá, porque tenía que tener yo la seguridad de que funcionara”, prosiguió y agregó que solicitó ser socio fundador de la firma para “ganar más comisión”, una propuesta a la el resto de los involucrados se negó.

“Yo no quería que me trataran como empleado. Ellos no querían. Lo que me dicen es que me iban a pagar viáticos y me daban la posibilidad de que mi dinero fuera parte del fideicomiso, o sea, que fuera blanco”, sostuvo.

Dijo que la inauguración formal de la empresa fue en agosto de 2021, cuando se abrió la oficina en avenida Libertador y Monroe.

 “Amigos y conocidos me daban el dinero para que yo lo llevara a Buenos Aires para que lo invierta”, relató. Aunque aclaró: “La inversión era decisión de ellos, de Agostina y de Ivo, preferentemente”.

 “El dinero que me entregaban se los daba en criptomonedas o en físico, en cada uno de mis viajes, dado que venía una vez al mes de San Luis”, precisó y agregó: “Cuando salió el fideicomiso, si en algunos casos precisaban, les entregaba contrato escrito de Money Shelter, el cual firmaba S.B. Después me dieron un poder para que pudiera firmar yo y no tener que viajar”. Reconoció, al mismo tiempo, que “Money Shelter no hacía oferta pública y no estaba inscripto en la Comisión Nacional de Valores”.

Más adelante, en su declaración, Escobar puntualizó en una conexión con un importante broker en el exterior. “A Ivo le recomiendo un broker del exterior de Dubai que tenía regulación en Estados Unidos y Australia. Su nombre era M.B. y ese broker sí tiene seguro. El seguro es en caso de quiebra del broker, no te van a asegurar el dinero por tu especulación”, explicó.

Luego, narró: “El broker M.B. invita a los socios de Money Shelter a Dubai con hotel y gastos pagos. Yo les reclamo que me inviten, ya que yo lo había contactado. El broker me incluye en el viaje. Eso fue en octubre de 2021. Estuvimos cuatro días, conocimos las oficinas del broker, paseos, todo pago y regresamos”.

Esa visita, que Escobar cuenta al pasar, fue muy promocionada en redes por los socios de Money Shelter, quienes publicaron videos entrando al edificio de la empresa de Emiratos Árabes. Incluso, al final del sitio de la empresa —que ya no existe— se podía ver el logo del grupo financiero.

También reconoció haber estado en la fiesta de fin de Año en el Hipódromo de Palermo, en la que vieron a los integrantes de la firma regalar dólares a los asistentes.

 “Seguían pasando los meses, estando en todo funcionamiento, en cierta forma… Ellos me pagaban el 5 por ciento de cada cliente y todo venía sin problemas”. De acuerdo a sus dichos, hubo un punto quiebre en la relación en marzo de 2022.

“Hablamos de los nuevos proyectos que iban surgiendo, me comentan que habían conocido una empresa de Catamarca que hacía inversiones igual que ellos, pero en criptomonedas, que la idea era ir probándolos. A mí no me parecía confiable esa empresa. Había mucho boom con las cripto y muchos gurúes en un mercado nuevo, no regulado, entonces, a mí no me daba seguridad”, dijo.

Se trataba de Adhemar Capital, cuyo dueño, Edgar Bacchiani, está preso en Catamarca y deberá enfrentar un juicio por estafas en Córdoba. En un intento de explicar el derrumbe, el trader detenido recordó que “hacia el año 2022, a fines de febrero estalla, la guerra Ucrania-Rusia haciendo movimientos importantes de los mercados”.

“A principios de marzo, cuando llego a las oficinas de Belgrano, me comenta Ivo que iban a hacer una apuesta importante, si no es que casi todo el dinero, en esta empresa Adhemar. Le habían ofrecido un interés del 30 por ciento mensual”, detalló.

Según Escobar, en ese momento, discutió con los tres socios. “Yo no creía que tuviesen que poner toda la plata en un mismo lugar, siendo que ninguna inversión es segura, todas tienen un riesgo, y para tanto rendimiento se tenía que arriesgar mucho”.

“La inversión en Catamarca la hicieron en febrero, cuando me comentaron ya estaba hecha”, se corrigió, y añadió: “A los meses me entero por redes sociales que esta empresa Adhemar ya no pagaba más”.

De acuerdo a sus palabras, para ese momento, él ya no estaba vinculado a Money Shelter. “A todas las personas de Villa Mercedes que confiaron su dinero en mí, les mandé audios o mensajes con datos de teléfono y correos para que tengan contacto directo con la empresa. A algunos familiares les advertí directamente del riesgo. Si sé que los que se contactaron con la empresa y solicitaron quitar el dinero, se les entregó sin problema”.

La inauguración de la oficina en Belgrano, el viaje a Dubai y la fiesta en el Hipódromo

Sin embargo, llamativamente, afirmó que él no logró que le reintegren su inversión. “No recuperé el dinero de mi papá ni de mi mamá ni el de mi familia”. En el primer caso, habló de 20 mil dólares, en el segundo, de U$S 30 mil. Por ese tema tuve problemas familiares y mucha bronca porque he tenido escraches haciéndome responsable”, se quejó.

En contra de Escobar existe, asimismo, una causa en San Luis, en manos del fiscal Leandro Estrada. “Yo me presenté en la Defensoría Pública, me puse disposición y entregué mis dispositivos… En realidad, tuve un allanamiento y me colocaron restricción para salir del país”, dijo al respecto.

En tanto, su abogado, José Vera, dijo a Infobae que Escobar “pudo explayarse durante casi tres horas en su declaración y respondió todas las preguntas que le hizo la fiscal”. Y detalló: “Pudo explicar que en San Luis, donde vive, se ha presentado a la Justicia cada vez que se lo requirió. Lo detuvieron en la puerta del domicilio, que registra hace casi 30 años cuando salía a trotar”.

El penalista aseguró que su defendido “explicó la legalidad de los procederes que ellos desarrollaban, tanto del contrato de fideicomiso, como las presentaciones judiciales que llevan adelante en Catamarca para recuperar sumas muy importantes de dinero que corresponden a las personas que depositaron a Money Shelter”.

Yago Escobar aseguró en la fiscalía que no tenía idea de la orden de detención en su contra ni el proceso en la UFI N°10 de General Rodríguez.

“Estoy trabajando de lunes a lunes dando clases virtuales y vendo un curso online, ese es mi sustento. Salgo en redes sociales todos los días, en Instagram, en TikTok, tengo canal de YouTube, en los que subo videos directamente enseñando a las personas a que no cometan errores y sean estafados, y doy charlas en vivo. Estuve en Córdoba, Mendoza y en Buenos Aires dos veces este año”, indicó.

Aunque afirmó: “Yo no me escapé ni me escondí”. Este medio pudo saber que el 17 de octubre de 2023, la PFA allanó su departamento en Terrazas del Yacht, un exclusivo departamento de Puerto Madero y no lo encontraron. Los recibió, en cambio, su novia, K.F., una empresaria puntana dedicada al trading online.

En inmediaciones de la casa de la misma mujer fue capturado por la misma fuerza de seguridad en los alrededores de la ciudad de San Luis.

Por último, habló sobre el vehículo que manejaba. “Me compré un Audi A1 modelo 2016 entregando un Audi A3 que compré con indemnización laboral y en cuotas”.

Infobae/Redacción