Cadena del Interior

viernes 1 diciembre, 2023

Por problemas para importar, fabricantes de salamines y chorizos están en “colapso operativo”

El titular de la Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (Caicha), Martín de Gyldenfeldt, advirtió por un corte en las líneas de producción de embutidos.

La Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (Caicha) lanzó una advertencia en las últimas horas respecto a las dificultades para abastecerse de insumos del exterior por la escasez de dólares que sufre el país.

En un comunicado, la cámara que nuclea a más de 65 establecimientos pymes del país alertó por un posible “colapso operativo”.

“Está causando un colapso operativo del sector, obligando a cortar líneas de producción de embutidos cocidos, secos y fresco, poniendo en riesgo el empleo de miles de trabajadores de nuestro sector como también de otras actividades vinculadas, desde las frigoríficos faenadores hasta los transportistas y distribuidores”, señalaron.

El texto se emitió debido a las nuevas reglamentaciones para evitar la salida legal de dólares para el pago de compromisos con proveedores del exterior.

El presidente de Caicha, Martín de Gyldenfeldt, señaló que “se produjeron algunas importaciones, pero las fechas de pago se reperfilan para más adelante o directamente desaparecen”.

Y añadió: “En lugar de decirnos que no hay dólares, aparecen estas inconsistencias”. También explicó que esta problemática que arrastran las pymes data de hace más de un año y que la situación se fue agravando.

“La situación de cada fábrica tiene que ver con su stock. Algunas tienen stock para 15 días y otras para diciembre. Si se reduce la elaboración, apenas se va a aplacar un poco la agonía”, advirtió.

Caicha indicó que la situación es general para casi la totalidad del sector privado del país.

“Lamentamos que desde el Gobierno no haya habido más trasparencia a la hora de aprobar importaciones sin respaldo de divisas, sabiendo de antemano la escasa disponibilidad de reservas con las que se contaría a futuro”, sostuvo la institución.

“Preferimos la verdad a la situación actual, en la cual no sólo no podemos pagar, sino que el gobierno devalúa nuestra palabra al mismo tiempo que la moneda”, finalizaron.